Educación y TIC mirando hacia el futuro: Contenidos digitales, entornos de aprendizaje, metodologías

 

(Blog de Carlos López Ardao, 12.04.2012)

A estas alturas del siglo XXI, nadie duda ya que, de una manera u otra, y al igual que en el resto de ámbitos, las TIC supondrán una importante revolución en la educación en el corto y medio plazo, y todo ello básicamente motivado por el ya imparable proceso de digitalización que ha alcanzado a todos los tipos de contenidos audiovisuales (radio, TV, cine, música, libros, etc.) y por el gran impacto que las TIC están suponiendo sobre la forma en que nos comunicamos actualmente.

En este sentido, resulta más que ilustrativa la intención mostrada hace tan sólo unos meses por la administración Obama de llevar el libro digital al aula en un plazo de 5 años. Arne Duncan, el Presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones de EEUU, decía "¿Queremos que los niños vayan caminando con mochilas de 20 kilos con libros que cuestan 60 o 70 euros, y muchos de ellos desactualizados? ¿O queremos que los estudiantes vayan caminando por ahí con un dispositivo móvil con mucho más contenido del que era imaginable hace unos años, y que puede ser actualizado constantemente? Creo que es una elección muy simple". Cabe destacar, además que, tal y como también dijo Karen Cator, la Directora de la Oficina de Tecnología Educativa del Departamento de Educación de EEUU,  “... no estamos hablando de que los libros de texto impresos pasen a ser ahora digitales. Estamos hablando de un entorno mucho más sólido, interactivo y atractivo para apoyar el aprendizaje”.

La intención de llevar el libro digital al aula debe ir necesariamente ligado al uso incondicional de los equipos y dispositivos adecuados. Nos referimos a las Pizarras Digitales Interactivas, elemento básico e imprescindible en el aula y, obviamente, a los  terminales (tabletas, mini portátiles o smartphones) que, además de permitir el acceso a contenidos y recursos educativos digitales, almacenados tanto  localmente como en Internet, incluyen elementos que pueden resultar de enorme utilidad para el aprendizaje como cámaras, grabadoras de voz, GPS, etc.

Bajo el paraguas de las TIC está produciéndose un gran movimento innovador en el ámbito de las metodologías docentes, persiguiendo captar la atención del alumno, lograr una mayor y más continuada motivación, que se divierta aprendiendo y, en definitiva, despertar su interés por aprender en cualquier espacio e instante. 

El aprendizaje tradicional, restringido al aula y centrado esencialmente en el profesor como proveedor de contenido explícito, se adapta de forma más o menos aceptable a los entornos de tipo LMS, como Moodle, pensados principalmente para la docencia no presencial. Es por ello que estas plataformas resultan claramente prescindibles en la docencia presencial. Sin embargo, las nuevas metodologías y formas de aprendizaje requieren necesariamente entornos de aprendizaje también innovadores, abiertos y en consonancia con la forma en que se comunican los alumnos actualmente. En este sentido, no hay duda de que la Web 2.0 y las redes sociales deben jugar un papel esencial.